Nos mandaron un mensaje de muerte, contestamos con un grito de Justicia, Memoria y Verdad para Julio César Mondragón Fontes.

 Comunicado

– La exhumación del cuerpo de Julio estaba programada para el 30 de septiembre, pero por trabas burócraticas, la diligencia se pospuso.

– La dilación implica un desgaste emocional y económico fuerte, pues prolonga la incertidumbre y los expertos que realizarían la exhumación radican en Europa.

– Marissa Mendoza, viuda de Julio César, participó en la reunión entre familiares de los 43 normalistas desaparecidos y Enrique Peña Nieto.

México D.F. a 26 de septiembre de 2015.

El 24 de septiembre Marissa Mendoza, viuda de Julio César Mondragón Fontes, acudió al encuentro con Enrique Peña Nieto, junto a los padres y madres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos. Le entregó un disco compacto con 13 fotografías a color y en alta definición del cadáver de Julio. Un funcionario menor intentó recoger el disco, pero Marissa no lo permitió. En su cara, Marissa le exigió a Peña Nieto que las viera, que no dejara de ver lo que aquella terrible noche del 26 de septiembre le hicieron a Julio.

Las imágenes en cuestión fueron tomadas por un un perito fotógrafo de Iguala. En el expediente del caso hay sólo 7 de estas imágenes, se trata de fotocopias en blanco y negro, pues según el propio perito, en la Procuraduría General de Justicia de Guerrero no hay presupuesto para impresiones a color. Fue por el esfuerzo y determinación de la representación legal de Julio César Mondragón Fontes que se obtuvieron esos archivos que permanecieron olvidados casi un año, en una memoria USB arrumbada en el cajón del propio perito. Fueron varios y tediosos los viajes a Iguala, interminables las diligencias ante funcionarios grises, todo para obtener las fotografías que deberían estar en el expediente desde el inicio.

Esas fotos se entregaron primero al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Nosotros, aún sin tener un ojo experto, notamos las marcas de la tortura en el rostro de Julio.

Burocracia e injusticia

Desde el inicio, las autoridades locales y federales de los 3 niveles han obstaculizado la investigación en el caso de Julio César Mondragón. Aquí algunos ejemplos:

Las autoridades de Guerrero:

– Nunca preservaron el lugar de los hechos.

– No realizaron la autopsia adecuadamente.

– Construyeron el expediente lleno de inconsistencias y vacíos.

– Ante su falta de equipo y personal calificado, no solicitaron asistencia del Gobierno Federal.

– No envían en tiempo y forma los distintos oficios para solicitar la intervención de las demás instancias.

El Gobierno Federal:

– En cuanto a la Procuraduría General de la República, no atrajo el caso desde el principio.

– Un agente de la SEIDO se presentó intimidante en el domicilio de Marissa Mendoza para preguntarle si sabía algo de los 43 normalistas desaparecidos, pero no tenía nada de información del caso de Julio.

– A pesar del compromiso #3 de la primera reunión entre familiares de los normalistas y Enrique Peña Nieto, no se han facilitado las condiciones ni el equipo necesario para la realización de la exhumación.

– No se ha brindado apoyo permanente a los familiares de Julio César Mondragón Fontes por su calidad de víctimas.

-Desde hace 3 meses se suspendió la dotación de leche para la hija de Julio que se otorgaba vía Secretaría de Gobernación hasta en tanto era retomada la obligación por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Así son las instituciones de Justicia en México: ineficientes, mentirosas, corruptas, caras, lentas, desesperantes, insensibles, inciertas, políticas, partidistas y convenencieras. No ha sido distinto en el caso de los normalistas de Ayotzinapa.

La Exhumación

Para alcanzar la verdad en el caso de Julio César es necesario exhumar su cuerpo y realizar una nueva necropsia. Para realizar el estudio también han sido incontables los viajes a Iguala y a Toluca para que los encargados de la procuración de Justicia autoricen y den tramité a la exhumación que llevarán a cabo los expertos del EAAF.

La Procuraduría General de la República participará en la diligencia, es su obligación y está facultada para hacerlo. Sin embargo, desconfiamos del trabajo que puedan realizar sus peritos, es conocido que elaboran dictámenes sesgados, ocultan y destruyen pruebas.

Por otra parte, la precariedad del equipamiento en los servicios forenses en las entidades federativas, no garantiza que se cuente con las condiciones materiales necesarias para realizar con efectividad el estudio.

Por eso exigimos:

1.- Que esta diligencia pueda ser observada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) así como por la Comisión Especial creada en la Cámara de Diputados para continuar las investigaciones y dar seguimiento al caso Ayotzinapa.

2.- Que el cadáver de Julio César Mondragón Fontes sea trasladado a la Ciudad de México para que en la Coordinación General de Servicios Periciales de la PGR se realice la radiografía de sus restos y todos los estudios necesarios. Es ahí y sólo ahí donde se cuenta con el equipo e instrumento idóneos para que el EAAF pueda trabajar.

3.- Que para realizar el estudio sean incorporada como evidencia, las 13 fotografías entregadas el presidente Enrique Peña Nieto para su análisis minucioso.

4.- Que los resultados de los dictámenes periciales que por su parte realizará la PGR sean explicados y entregados directamente a la familia de Julio César Mondragón. Es un acuerdo firmado por Enrique peña Nieto que hasta el momento ha sido violado en cada ocasión.

5.- Que el Estado Mexicano, a través de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas pague los gastos del nuevo funeral que habremos de realizar luego de la diligencia de exhumación y nueva necropsia.

Hace una semana se había fijado por fin la fecha para la exhumación. Se realizaría el 30 de septiembre. Sin embargo, el pasado miércoles 23 de septiembre las autoridades del Estado de México, donde yacen los restos de Julio César, solicitaron postergar la fecha debido a que la fragmentación de los expedientes del caso obliga a realizar diversas notificaciones que no se pueden cubrir en el tiempo requerido.

Los miembros del EAAF que realizarán el estudio ya habían comprado sus boletos para viajar a México. Asimismo habíamos solicitado a un perito independiente más que viajará a nuestro país para trabajar con los el equipo argentino, por el retraso, este perito también pagará multas por cancelación de vuelto internacional.

Seguiremos buscando justicia

Enrique Peña Nieto no pudo ver a los ojos a Marissa cuando le entregó las fotos de Julio César Mondragón Fontes y no sabemos si se atrevió a verlas. Pero a la sociedad, le pedimos que no aparten la vista del caso y que nunca dejen de ver la lucha que sus familiares y amigos realizamos en busca de Memoria, Verdad, Justicia y Reparación. Mandamos un abrazo a los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, y de todas las víctimas de los hechos de Iguala. Su dolor y su lucha son nuestras.

Julio no es el joven desollado. Es el estudiante normalista, el trabajador incansable, el esposo cariñoso, el padre comprometido, el hijo alegre, el sobrino fortachón, el amigo rebelde, el nieto brillante y el hermano cómplice. A un año de su tortura y asesinato, sus familiares y amigos no lo olvidamos, seguimos buscando justicia. La seguiremos buscando hasta alcanzarla.

Atentamente:

Familiares de Julio César Mondragón Fontes.

Colectivo El Rostro de Julio.

Los comentarios están cerrados.