Aspiraciones

Julio era muy directo, no se andaba con medias tintas. En el curso propedéutico de Tiripetío, también cuestionaba a dónde iban las colectas. Él nos contó que una vez mandaron a unas delegadas para ver cómo se llevaba a cabo el proceso, y cuando vieron que Julio estaba cuestionando eso, también lo apoyaron. Nosotros creemos que por ese ese motivo no lo aceptaron. Se deprimió cuando lo rechazaron. A pesar de que en el propedéutico corría mucho más que los activistas, que son los comisionados por el Comité. Él se iba por el monte corriendo; era muy atlético. Decidió hacer el último intento en Ayotzi. Hablaba bien de los muchachos de allá, Julio estaba muy contento, pero al mismo tiempo veía que estaba muy peligroso el estado. Se sentía bien allá, porque en comparación con Tenería el ambiente era mucho mejor. En Ayotzi Julio era activista, junto con Ismael, Chesman. Estaban organizados como academia y lo habían propuesto como jefe de grupo, pero no aceptó porque no era Guerrero. Él quería llegar a ser miembro del Comité, porque buscaba que los propedéuticos fueran más pedagógicos y menos duros. 

Los comentarios están cerrados.