Habla el amor

Nos presentaron en un baile, en la normal de Tenería. Fue extraño porque cuando lo vi, no sentí nada, ni siquiera cruzamos miradas, no pensé que fuera a formar parte de mi vida. Yo de hecho pensé que le interesaba una de las amigas con las que había ido. Porque cuando se tomó una foto con ella, pues la abrazó muy bien, y por eso pensé que quería con ella. A raíz de esa foto, pues nos contactó a todas las otras que habíamos ido y a todas les mandó solicitud y a todas se las andaba conquistando, o sea que era bien lanzado. Yo fui la última en aceptar esa solicitud. Y pues como yo todavía tenía buena comunicación con mis compañeras, cuando él me mandó solicitud, les pregunté si lo tenían agregado si lo conocían. Y pues me dijeron que sí, pero que era bien lanzado, que me fuera tranquila.

Y efectivamente empezamos a platicar y pues me dijo que le había gustado mucho tomarse las fotos conmigo, que le gustaría iniciar una bonita amistad. Y pues cuando yo les conté a mis amigas de todo eso, ellas me dijeron, no pues no te conviene, porque es bien mujeriego. A todas les dice lo mismo. Y pues yo en ese entonces estaba saliendo con otra persona, que ya era egresado de Ayotzinapa; pero no nos veíamos mucho porque él estaba en el cerro, pero sí nos mandábamos mensajes y todo. Entonces, pues seguí hablando con Julio, pero pues yo pensaba que no era nada serio.

Entonces pasó el tiempo, y luego por accidente dejé abierta mi cuenta del face y Julio vio los mensajes que tenía con la otra persona. Y pues se enojó, y me dijo que porqué le hacía eso, que si no lo quería que se lo dijera. Y me dijo que ya se iba, pero al poco rato regresó y me pidió una disculpa por cómo me había hablado. Siempre era él el que pedía disculpas. Y después de eso quedamos en que ya íbamos a andar en serio y al poco tiempo empezamos a vivir juntos.

Los comentarios están cerrados.