Heredad

Pidió unos días en Ayotzi para registrar a su hija. Primero pasó acá. Me dijo que se vino de rait. Pasó por un poco de longaniza y chicharrón para regalarle a sus suegros, allá en Tlaxcala. Se regresó a Ayotzi porque iba a haber una reunión de padres de familia el 13 de septiembre. Sí, estaba muy emocionado por su niña. Era algo que deseaba mucho. Estuvo en Tlaxcala acompañando a Marissa en el pueblo de sus papás, donde dio a luz. Allí, acompañó a su suegro a la milpa. Le gustaba más el campo que la ciudad. Estuvo allí quince días. Al principio no ayudaba a cambiar los pañales, pero cuando la bebé comenzaba a tomar biberón le daba de comer y me ayudaba a cuidarla.

En un principio habíamos quedado que la bebé se llamaría Arlette Melissa, yo escogería el primer nombre y él el segundo. A la mera hora, ya cuando estábamos en el registro me dijo que ese nombre no sonaba bien que mejor le pusiéramos Melissa Sayuri, y así lo anotó la secretaria. Nunca había escuchado ese nombre y nunca lo volví a escuchar hasta que conocí a la abogada que ahora lleva su caso. Siempre llamaba a la bebé su ratoncita, decía que era nuestra ratita.

Los comentarios están cerrados.