¿Cuánto tiempo más debemos esperar para que Julio César Mondragón descanse en paz?

Comunicado

  • La burocracia y lentitud del Poder Judicial retrasa la segunda inhumación del cuerpo de Julio César Mondragón Fontes, revictimizando a su familia.
  • Exigimos al Juzgado Tercero Penal de Primera Instancia con residencia en Tepic, Nayarit así como al Juzgado Primero de Primera Instancia con residencia en Jalacingo, Veracruz, que hagan su trabajo y notifiquen con carácter urgente a los imputados por la muerte de Julio el contenido de los exhortos 093/2015-II y 91/2015 que respectivamente obran en manos de personal de estas instancias desde el 20 de noviembre de 2015.
  • El Poder Judicial sale de vacaciones el 18 de diciembre, si para entonces no se han terminado los trámites correspondientes, la familia de Julio deberá esperar hasta enero para poder reinhumar a su ser querido.

7 de diciembre de 2015.

El 4 de noviembre fueron exhumados los restos del estudiante normalista Julio César Mondragón Fontes, una de las 6 personas ejecutadas extrajudicialmente el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Uno de los estudios y trámites necesarios que requerimos para perfeccionar los datos de identificación de Julio César es la toma de muestras para el estudio de su perfil de ADN, misma que no se ha realizado porque el Juzgado Tercero Penal de Primera Instancia con residencia en Tepic, Nayarit así como el Juzgado Primero de Primera Instancia con residencia en Jalacingo, Veracruz, no han diligenciado los exhortos emitidos por el Juzgado de Primera Instancia en Materia Penal del Distrito Judicial de Hidalgo, con sede en Iguala. Este último, es quien deberá con urgencia autorizar la toma de muestras a los familiares de Julio para cotejar su ADN una vez se hayan cumplido los requerimientos referidos. Luego corresponderá a la PGR trasladar los restos a Tenancingo y  al Juzgado Penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Tenancingo, Estado de México, diligenciar la reinhumación.

El trámite ya tendría que haberse terminado, considerando que ha transcurrido más de un mes desde la exhumación, suficiente tiempo para su realización. No ha sido así. El Poder Judicial sale de vacaciones el 18 de diciembre y regresa hasta principios de enero a sus labores, ¿acaso todo ese tiempo deberá estar el cuerpo de Julio esperando en un refrigerador de la Dirección General de Servicios Periciales de la PGR? Por supuesto que esto representa una gran pena y dolor para los familiares de Julio César, quienes de por sí han mostrado mucha paciencia, coraje y valentía en su lucha por la verdad y la justicia.

La fragmentación del expediente en distintos estados de la República hace que cualquier trámite sea de por si tardado y costoso para la familia; encima de esto, las autoridades del Poder Judicial no son capaces de hacer las cosas en tiempo y con la sensibilidad que amerita una diligencia de este carácter. En los medios de comunicación y en las distintas comparecencias ante instancias internacionales de derechos humanos, el Estado Mexicano ha dicho que pone todo de su parte en la investigación del caso Ayotzinapa. En el caso de Julio, no han podido mandar un par de exhortos. Esto repercute gravemente y ahonda la retraumatización de su esposa, madre, hermano, tíos, de toda la familia.

Punto aparte ameritarán nuestras observaciones sobre las dificultades que tuvimos que pasar durante la segunda necropsia debido a la descoordinación entre la SEIDO y la Subprocuraduría de Derechos Humanos de la PGR en la entrega recepción del expediente Ayotzinapa para esta última.

Les recordamos que si hoy tenemos que enfrentar este proceso tan doloroso es porque el 26 y 27 de septiembre de 2014 elementos del Estado Mexicano cometieron ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada contra su propio pueblo. Desde el inicio las investigaciones han sido por decir lo menos, deficientes, como en el caso de la primera autopsia al cuerpo de Julio. Por eso estamos aquí, por eso es necesario sumar esfuerzos, denunciar, organizarse y luchar ante la injusticia que desde el propio Estado vino.

Por otra parte, en relación a las personas procesadas como probables responsables por la muerte de Julio César Mondragón Fontes y a sus defensores, desde aquí les reiteramos que no guardamos oposición para que oferten y realicen las pericias que a su derecho convengan, derivadas de la oportunidad que brinda la diligencia de exhumación de restos realizada el 4 de noviembre de 2015 dado que una vez que se reinhume el cuerpo es decisión irrevocable de sus familiares no autorizar en definitiva que los restos fueren expuestos nuevamente.

El cuerpo de Julio César Mondragón lleva más de un mes guardado en un refrigerador. Muy tortuosa ha sido la lucha y la espera de su familia por justicia. Muy duro ha sido ir descubriendo que Julio fue martirizado más de lo que de por sí era evidente. Ahora por la indolencia de funcionarios del poder judicial, también han tenido que esperar un tiempo excesivo para volver a darle sepultura. Una afrenta sobre otra, el colmo de la negligencia y la falta de compromiso de quienes tienen que impartir la justicia. Exigimos a todos los funcionarios involucrados que den celeridad a los trámites necesarios para reinhumar a Julio César.

Seguiremos haciendo todo lo necesario hasta obtener Justicia y Verdad para los 43 estudiantes desaparecidos, para las 6 personas ejecutadas extrajudicialmente, para los heridos y para sus familias. Su dolor y su lucha son la nuestra.

Atentamente:
Familiares de Julio César Mondragón Fontes
Colectivo El Rostro de Julio.

www.elrostrodejulio.org
elrostrodejulio@riseup.net

T: @rostrodejulio
FB: Colectivo El Rostro de Julio

3 pensamientos sobre “¿Cuánto tiempo más debemos esperar para que Julio César Mondragón descanse en paz?

  1. Pingback: Ayotzinapa II | Pearltrees

  2. Pingback: La familia Mondragón en busca de verdad y justicia

  3. Pingback: Ayotzinapa II | Pearltrees